sábado, 18 de abril de 2015

Oración a San Martin Caballero

Oración de San Martín Caballero 
Si se quiere pedir ayuda en cualquier situación desesperada, 
no debe vacilarse 
para implorar a San Martín Caballero. 
Si esta oración se reza siete martes seguidos, 
en la noche, puedes neutralizar 
cualquier hechizo o maleficio 
del que seas víctima. 
¡0h glorioso soldado romano, 
que fuiste de Dios conferido a cumplir 
el don de la caridad! Por las pruebas 
más grandes a que fuiste 
sometido por el Señor. 
yo te pido de todo corazón 
que combatas la miseria de mi casa. 
que la caridad de tu Alma me siga a dondequiera que vaya. 
Que tu espada milagrosa 
destierre los maleficios 
en mi vida y que las herraduras 
de tu brioso corcel me 
proporcionen suerte en todos mis negocios. 
¡Oh San Martín Caballero! Del Señor fiel misionero…
 ¡Líbrame de todo mal! 
¡Protégeme siempre! 
¡Para que nunca me falten la salud, 
el trabajo y el sustento! 
Amén
(Hacer las Peticiones)
Rezar padre Nuestro, Ave Maria y Gloria

No olviden descargar nuestra app


No olviden descargra nuestras apps para Blackberry para tu tablet o smartphone y llevarnos contigo todos los dias. Simplemente da click en la imagen de blackberry y descarga nuestras app

 

 

Oración a San Cipriano

Altísimo Señor de todo lo creado a quien respetan humildes los
 Arcángeles y rinden vasallaje serafines y santos, yo os adoro como centro de todas las perfecciones, autor de todo bien y fuente inagotable de toda santidad.

Gracias te doy Señor por los muchos y señalados dones de la naturaleza y gracia con que enriqueciste en éste mundo a tu fidelísimo siervo San Cipriano.
Te damos gracias, protector nuestro, por los señalados favores que hemos recibido del cielo por tu poderosa intercesión. Te ofrezco, abogado mío, el culto y la honra que hoy se te tributa con todo el Universo.

Alcánzame, amoroso protector, la gracia que te imploro (pedir la gracia) si conviene a mi alma, para que así goce de tu dichosa compañía en la gloria.

viernes, 17 de abril de 2015

Lecturas de hoy Sábado de la 2ª semana de Pascua

Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (6,1-7):

En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas.
Los Doce convocaron al grupo de los discípulos y les dijeron: «No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra.»
La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía, Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando. La palabra de Dios iba cundiendo, y en Jerusalén crecía mucho el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 32,1-2.4-5.18-19

R/.
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti


Aclamad, justos, al Señor,
que merece la alabanza de los buenos.
Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas. R/.

Que la palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R/.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre.R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan (6,16-21):

Al oscurecer, los discípulos de Jesús bajaron al lago, embarcaron y empezaron a atravesar hacia Cafárnaún. Era ya noche cerrada, y todavía Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte y el lago se iba encrespando. Habían remado unos cinco o seis kilómetros, cuando vieron a Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el lago, y se asustaron.
Pero él les dijo: «Soy yo, no temáis.»
Querían recogerlo a bordo, pero la barca tocó tierra en seguida, en el sitio a donde iban.

Palabra del Señor